Loli Cano (Solera de Jerez)​

Nace en Jerez de la Frontera en el barrio San miguel, en la calle Sol, en el año 1946, en sus inicios se anunciaba como la “Chavalilla Jerezana”.

Desde pequeña soñaba con el baile; empezó  su carrera artística con tal sólo 8 años para incorporarse en un circo que llegó a Jerez llamado Mongolia, iba acompañada de su hermano que era guitarrista llamado “Pericon de Jerez”, en cual trabajó 8 años.

La primera vez que bailó fue en Teatro Villamarta en Jerez de la frontera, apadrinada por el alcalde Don Tomás García Figueras, interpretando unas Seguiriyas.

Junto a su hermana Manolita Cano y su hermano Pericón de Jerez  formaron el trío los Tres Jerezanos, donde destacó en el baile y el cante; Llos cuales grabaron 2 discos de 45 revoluciones en el año 1963, haciendo una gira internacional por Suecia, Suiza, Alemania entre otros.

En el año 1966 comienza su etapa en Madrid y es donde recibe  el reconocimiento,  respeto y aprendizaje acumulado de tantos años de trabajo, derrochando su arte en los principales tablaos de Madrid (Los Cabales, El Flamenco, Corral de la Pacheca  y en los Califas.

En el Tablao El Flamenco fue donde el gran Bailarín Luisillo acompañado de su manager la contrato como primera figura en su compañía, haciendo una gira por todo el mundo (Asia, Australia, Europa, América) con 57 artistas.

En 1972 se trasladó a México en una gira que duró 10 meses, donde se relacionó con artistas de la talla como Rocio Jurado, Camilo Sexto, Mario Moreno Cantinflas.

Entre el año 1986 y 1990  se hizo empresaria de 2 tablaos Flamencos situados en Marbella, ciudad en la que actualmente reside.

Entre los premios destacados tenemos:

  • Premio Nacional de Baile otorgado por la Cátedra de Flamencología y Estudios Folclóricos de Jerez de la Frontera en 1968.
  • Reina de los II Juegos Florales del Flamenco, La Orden Jonda en 1968.
  • Castañuela de Oro en México en 1973.
  • Record Mundial del zapateado más rápido (16 sonidos por segundo). Recogido en el libro de Record Guinness.

El 23 de Junio en Sevilla se casó con el pianista Mario Tamarit, fruto de este matrimonio nacieron sus hijas Susana Tamarit conocida artísticamente como Solera Chica y Laura Cano; quienes han seguido los pasos de madre.

Su forma y estilo de baile ha destacado por su técnica y rapidez en la ejecución del zapateado, por su braceo elegante y femenino, se le reconoce como una bailaora autodidacta y creativa.

Destaca como una bailaora con gran destreza a la hora de realizar Palos serios (Soleá y Seguiriyas), ya que su estilo y forma de baile  han tenido un carácter sobrio y templado, fusionándose con la elegancia en sus movimientos.

Solera de Jerez ha recogido sus memorias en el libro llamado “La Mujer que Soñaba el Baile”, recogidas y escritas por Paco Vargas.